Las Flores de Bach no son gotas mágicas (Reportaje Terra Chile nov 2014)

Las Flores de Bach no son gotas mágicas

entrevista terra
Foto: Getty ImagesLas Flores de Bach no son gotas mágicas

Terra Chile – 10 de noviembre de 2014 • 11:49

Psicólogo especialista de la Universidad del Pacífico aclara que estas esencias florales no son un medicamento, sino un elemento que ayuda en el proceso psicoterapéutico.

Las Flores de Bach son una serie de esencias florales utilizadas como apoyo para tratar diversas situaciones emocionales. Esto ha llevado a que, en la actualidad, muchas personas las consideren como un elemento que generará rápidamente y por sí solo un cambio en ellas, pero estas gotas no son mágicas.

El psicólogo y magíster (c) Cristián Bosco, profesor de la escuela de Psicología de la U. del Pacífico, plantea que “esta lógica del fármaco es la que genera una suerte de realismo mágico frente a las Flores de Bach”, categoría que le dan algunos pacientes e incluso algunos terapeutas. Para el experto, esta dinámica de funcionamiento resta importancia al proceso psicoterapéutico en sí, centrando el foco en la creencia de que las gotas hacen el trabajo y no en el proceso de la persona al hacerse cargo de sus problemas.

“Mi crítica se estructura desde el lugar del fenómeno de la ‘medicalización’, en donde el común de las personas busca en las esencias una suerte de función similar a las que tienen los fármacos en el imaginario. Es decir, un elemento que sea capaz por sí mismo de sanar o curar un malestar o dolencia, que en este caso corresponde al ámbito de lo psicológico y emocional, suprimiéndose la dimensión del ‘hacerse cargo’ del porqué o raíz de este malestar o somatización”, precisa.

Es por tal motivo que el psicólogo, quien además es Terapeuta Floral y Formador en Terapia Floral para Psicólogos, dice que es necesario comprender a las esencias florales como elementos coadyuvantes al proceso psicoterapéutico, las que logran catalizar el proceso de elaboración de las diferentes temáticas que subyacen a la sintomatología y temática psicoterapéutica. “Por ello, es fundamental que el terapeuta que trabaja con esencias florales desde el espacio psicoterapéutico, especifique la función de éstas y que, por lo tanto, deje en claro que cumplen una función movilizadora del proceso y no que resolverán por sí mismas los conflictos propios de la persona”, explica.

En ese sentido, aclara que el rol del psicólogo como psicoterapeuta en sí, no varía si trabaja o no con esencias florales.

¿Qué tipo de preparación debe tener un psicólogo en la materia?

El psicoterapeuta que trabaja con las esencias florales puede cumplir dos roles: uno es trabajar desde lo que se denomina “acompañamiento floral”, lo que significa que ocupa las esencias para acompañar determinados procesos más superficiales, como, por ejemplo: estrés, dificultad para dormir, cuadro ansioso frente a una situación puntual, concentración, etc., que son situaciones muy concretas y transitorias y que no implican ahondar en las temáticas profundas que pueden estar en la base del origen de aquella sintomatología. Por otro lado, puede trabajar desde el rol de psicoterapeuta que ocupa las esencias como elementos coadyuvantes al proceso psicoterapéutico. En ambos casos el terapeuta debe tener una formación en esencias florales que integren el conocimiento de las esencias y sus funciones, acompañado de una adecuada profundización en la casuística que le permita distinguir cómo realizar una adecuada anamnesis clínica (diagnóstico) y conocer además los límites de hasta dónde entrar con las esencias. La persona necesita tener una adecuada formación en psicoterapia y psicología clínica y es fundamental el trabajo personal con las esencias (haberlas experimentado) y la supervisión durante los primeros años.

¿Qué tanto ayuda el uso de flores en el proceso psicoterapéutico?

En primer lugar es importante decir que las esencias florales son útiles para acompañar cualquier tipo de proceso psicoterapéutico. Apoyan bastante, sin embargo es fundamental que la persona decida libre y voluntariamente apoyar su proceso con las esencias. Ahora, en el caso de niños, suele encontrarse resultados mucho más rápidos y movilizadores cuando se trabaja con las esencias. Mientras mayor es la persona, las esencias generan movimientos, pero estos suelen manifestarse de manera directamente proporcional al nivel de rigidización de la persona.

El tema será ampliamente debatido en el Encuentro de Psicología y Psicoterapia Humanista Transpersonal que se desarrollará el 14 y 15 de noviembre en la Universidad del Pacífico, y que organiza el Núcleo Académico PRISMA de la Escuela de Psicología Humanista Transpersonal de la casa de estudios. Ahí el profesor Bosco presentará su charla “Psicoterapia y Flores de Bach: una propuesta procesal para el uso de las esencias florales en el proceso psicoterapéutico”.

Terra Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *